Desde la propagación del coronavirus ha habido una ola de solidaridad en ¿Tienes sal? Muchos vecinos ofrecen ayuda para hacer compras para personas vulnerables o para cuidar niños si sus padres siguen trabajando.

Aquí puedes encontrar lo que necesitas saber sobre la ayuda del vecindario, para que esta ayuda sea eficaz y antetodo segura.

Para no sobrecargar el sistema de salud en la crisis del Coronavirus, es importante frenar la propagación del virus. Toma estos consejos muy en serio:

1. Siempre que estés sano.

Solo ofrece ayuda a través de ¿Tienes sal? si no perteneces a un grupo de riesgo, estás físicamente en forma y no muestras ningún síntoma (tos, fiebre).

2. Minimiza el contacto.

En lugar de ayudar a muchos vecinos, es más seguro que la ayuda sea solo a una persona. Esto reducirá aún más el riesgo de propagación.

3. Mantén la distancia de seguridad y la higiene.

En cualquier forma de ayuda vecinal, es importante cumplir con las recomendaciones de higiene del Ministerio de Salud:

  • Asegúrate que no hay ningún contacto físico
  • Mantente a una distancia de más de 1.5 metro de la otra persona
  • Si es posible, usa guantes y mascarilla.
  • Lávate bien las manos antes y después de cualquier intercambio que se produzca (bolsas de la compra, correa del perro…)
  • Mantén tus manos alejadas de tu cara (las membranas mucosas de la boca, nariz y ojos)
  • Deja la compra en la puerta del vecino/a o en el ascensor para minimizar en contacto físico.

4. Ayuda a las personas del colectivo de riesgo.

Nuestros mayores y las personas con patologías necesitan nuestra ayuda para no exponerse al contagio del virus. Puedes ir al supermercado, a la farmacia o tirarles la basura.

Importante: Habla por teléfono o por mensaje privado de ¿Tienes sal? de lo que necesita y deja la compra en la puerta, sin contacto físico

Para mayor seguridad, se puede pagar por transferencia bancaria o Paypal.

5. Cuidado seguro de los niños.

Los niños son grandes transmisores y representar un riesgo. Por lo tanto, es importante minimizar los contactos y los abuelos o las personas mayores y los grupos de riesgo deben evitar a toda costa el contacto con los niños.

Los niños deben quedarse en su casa y con las personas que viven normalmente, si las condiciones laborales de los padres no les permiten estar con ellos o teletrabajar, solo en ese caso se recurrirá a un canguro.

El cuidado de los niños siempre debe hacerse de forma individual, no en grupos. El cuidador se desplazará a casa del niño, los niños no se desplazan.

manos

¡Ahora la ayuda en el barrio es más importante que nunca, pero siempre con seguridad!