Durante los últimos meses, la tecnología se ha vuelto aún más importante. Desde el primer confinamiento en marzo, se nos hizo más necesario que nunca estar conectados. ¡Nos ayudó a no perder el contacto con nuestros seres queridos y no perder el ánimo!

Pero la necesidad de tener un ordenador en casa, va más allá, es necesario para que los estudiantes que puedan seguir sus clases, los desempleados busquen trabajo y nos mantiene conectados con lo que ocurre alrededor.

Para la personas que no pueden disponer de un ordenador en estos tiempos, aún se les complica más esta nueva realidad.

Ordenadores para tod@s

Por este motivo, Alberto, vecino de Barcelona, junto a María, pensaron en aportar su granito de arena: buscar ordenadores viejos para arreglarlos y darles una segunda vida entre las personas que más lo necesitan.

Alberto puso su publicación en ¿Tienes sal? dando a conocer el proyecto y animando a los vecin@s a donar sus ordenadores viejos. ¡Una idea estupenda!

María trabaja en el ámbito social y ha podido ver cómo afecta esta brecha digital, con la ayuda de Alberto, quien se encarga de la reparación han entregado casi 40 ordenadores, y lo que más felices les hace es saber que se están utilizando.

Alberto, nos cuenta que ya conocía la plataforma de barrio, incluso ha encontrado a su actual profesora de francés, y cuando se plantearon cómo llegar a las personas que tienen ordenadores en casa sin usar, pensaron en ¿Tienes sal? como primera opción.

¿Tienes ordenadores usados en Barcelona que quieras donar?

Contacta con Alberto en ¿Tienes sal?, consulta el blog del proyecto FEMRED o escríbenos un email.