Cómo vivir mil vidas sin salir del barrio

Cómo vivir mil vidas sin salir del barrio

Con el lanzamiento de ¿Tienes sal? teníamos el propósito de devolver la comunicación a la vida vecinal, y esto se puede materializar en muchos ejemplos. Organizar una quedada entre vecinos para romper el anonimato y conocerse, o simplemente escribir en tu perfil qué estás dispuesto a ofrecer a la comunidad. Hay quien comparte sus herramientas, su red de Wifi o quien ofrece su tiempo para echar una mano a los demás a la hora de regar las plantas o cuidar de las mascotas.

Con todos los ejemplos que nos podíamos imaginar durante el lanzamiento, la realidad siempre nos demuestra que los que nos rodean son mucho más abiertos de lo que imaginábamos, y que están dispuestos a compartir mucho más que un simple “buenos días” al cruzarse en el portal. A menudo en el ajetreo del día a día no nos paramos a pensar quién podrá necesitar ayuda extra o quién podrá estar pasando por un mal momento. En Puerta del Ángel, Antonio decidió dar a conocer su iniciativa TeleLibro. El planteamiento es muy sencillo, y sin embargo tan original que la idea no nos ha podido pasar desapercibida.

Con su oferta, Antonio se ofrece a llevarte un libro a casa si estás pasando por alguna dificultad económica o por algún problema de salud. Una vez hayas acabado de leerlo, te cambia el libro por otro nuevo y así sucesivamente. Estamos convencidos de que hay que tener una sensibilidad muy especial con el prójimo para ofrecerse a un acto desinteresado de este tipo, así como para comprender que el simple hecho de perderse entre las páginas de un libro es una oportunidad fantástica para viajar, en el tiempo y la distancia, dejando atrás (aunque sea por un momento) las situaciones negativas que nos rodean. En ocasiones, también recurrimos a la palabra escrita para encontrar respuestas a situaciones que nos superan. Antonio no solo puede recomendarte un libro para esas ocasiones, sino que además presta sus oídos y su voz si sus vecinos necesitan a alguien con quien charlar acerca de sus preocupaciones.

La reacción de sus vecinos no pudo ser más positiva. Y es que solo un auténtico amante de los libros es capaz de compartir sus tesoros para que sigan encontrando nuevos lectores que se entusiasmen, se emocionen y encuentren palabras de ánimo entre sus páginas.

Desde ¿Tienes sal? celebramos estos pequeños detalles del día a día que hacen nuestros vecindarios tan especiales. Puerta del Ángel hace honor a su nombre y tiene en Antonio una muestra perfecta de que solo tenemos que animarnos a abrir nuestras puertas para dejar entrar muchas cosas buenas a nuestra vida.