Hoy se celebra el día de Sant Jordi. Este 23 de abril, como cada año, los libros y las rosas son los protagonistas en todos los rincones de Cataluña. ¡Y nos encanta!

Aprovechando esta fecha, que además coincide con el Día Mundial del libro, conmemorando el fallecimiento de Miguel de Cervantes, William Shakespeare y Garcilaso de la Vega, hemos querido hacer un pequeño homenaje a la bonita historia que hay detrás de este día, y darte ideas de cómo puedes disfrutar del día de una forma diferente con tus vecinos.

Estamos seguros de que tienes algún libro en casa que estaría encantado de ser leído de nuevo: ¿Por qué no intercambiarlos con algún vecino? Esta no solo es una ocasión perfecta para dar una segunda oportunidad a esos libros, sino de conocer a personas que viven cerca de ti y comparten este amor por la lectura.

También son cada vez más los clubs de lectura en los vecindarios: ¿Has buscado si hay alguno cerca? Si no hay ¡crear uno es muy fácil! Una forma genial de hacer barrio y entablar nuevas relaciones con tus vecinos compartiendo aficiones.

Hoy, muchos, incorporamos libros nuevos a nuestra colección ¿por qué no hacer algunas recomendaciones a tus vecinos para ayudarles a elegir? Seguro que alguien todavía anda perdido con las compras y le encantará leerte.

Pero el día hoy no va solo de libros, otro gran protagonista de la jornada, son las rosas, así que ¿por qué no organizar un encuentro para hacer rosas de papel u otras manualidades como un punto de libro? Nada mejor que un regalo personalizado y lleno de amor.

¡Hay tantas ideas!

LA LEYENDA DE SANT JORDI

Pero...¿por qué se regala una rosa y un libro?
Cuenta la leyenda que en Cataluña vivía un dragón malvado, que iba aniquilando todo lo que se ponía en su camino y claro: ¡Los ciudadanos y el rey estaban aterrados!

Era tal la desesperación, que el rey que decidió organizar un sorteo, donde la persona sería sacrificada para saciar el apetito del dragón estable. Llegó la hora del sorteo y para la sorpresa de todos, la primera persona que debía ser sacrificada, fue la hija del rey, la princesa de Cataluña.

Llegó el terrible día y cuando la princesa estaba preparada para su esperada muerte, apareció un jinete montado en un precioso caballo. El heroico caballero se enfrentó al dragón y le clavó una lanza en el corazón. Sant Jordi había salvado así a la princesa de la muerte y al pueblo de de aquel horror.

De la sangre derramada del dragón, brotó un rosal. Sant Jordi cogió una rosa, se dirigió a la princesa y se la dio, mientras que la princesa le escribió un poema de amor al caballero, por eso, rosas y libros nunca faltan en Cataluña el 23 de abril.

Nos encantará saber cómo vivís este día los vecinos/as y os animamos a compartir los libros que han llegado este 23 de abril.

Feliç Sant Jordi!

¡Feliz día del libro!